martes, 2 de mayo de 2017

El Alcalde se prepara para seguir derrochando.

Ante las críticas por el mal hacer, el Alcalde saca pecho y anuncia una ampliación de la zona de juegos del Parque de Consolación. Pero sigue sin limpiar la fuente de Los Quintero ni para el 1 de Mayo. Lástima que le falte espacio para sus intenciones y el muro le delimite el espacio. EuroDisney nos envidiaría.

No hay dinero para pintar pasos de peatones, para arreglar acerados, para recomponer alcorques, para mantener las barriadas, para más limpieza, para los utreranos necesitados, para los mayores, para los jóvenes, para las urbanizaciones, para la cultura local... La ceguera con una Consolación que está dejando irreconocible, ya no es aquel Parque Romántico, no le deja ver muchos barrios de Utrera.

Hay dinero para todas las chorradas que se les ocurra a cualquiera del equipo de gobierno o de su entorno.

Hasta para dedicarle un año de gastos al Abate Marchena cuando nunca en Utrera fueron capaces de editar tan siquiera un libro suyo, y practicamente nadie lo conoce porque el Ayuntamiento, al contrario de otros, le ha importado nada o muy poco que los utreranos conozcan su historia. Solo hay que ver el quiosco de Utrera en la mal llamada Feria del Libro para darse cuenta cualquiera de lo que le interesa la Historia de Utrera a nuestros políticos. Pero ahora algún espabilado se ha dado cuenta de la efemérides, ha vendido la moto, y seguro que tiene ya algo preparado para que lo acoquine el Ayuntamiento. El ingenio de vivir. Eso no es cultura, la cultura se hace día a día.

El Alcalde ya piensa más en como vendernos el futuro que en resolver el presente. El presente ya lo tiene asegurado él y su equipo, ahora se trata de pedir prorroga, otros cuatro años más de estabilidad económica para ellos. A costa de lo que sea.

Hay que hacer ruido, promesas, que cuando el ciudadano despierte esté en otra legislatura.

Tiene que vender el futuro como sea.

Miguel Cabrera.